martes 23 de julio de 2024 - Edición Nº2864
Actualidad Jachallera » Interés General » 8 ago 2023

para tener en cuenta

Conoce cuales son los 10 síntomas más comunes del colesterol alto y de que manera prevenirlo

El colesterol es una sustancia cerosa que se encuentra en la sangre. Si bien el cuerpo lo necesita para formar células sanas, tener altos sus niveles puede aumentar el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. El colesterol alto puede heredarse, aunque suele ser el resultado de la elección de un estilo de vida poco saludable, por lo que se puede prevenir y tratar.


Por:
Redacción Actualidad Jachallera

Según indica la Clínica Mayo, con el colesterol alto, pueden llegar a formarse depósitos grasos en los vasos sanguíneos. Con el tiempo, estos depósitos crecen y hacen que sea más difícil que fluya suficiente sangre a través de las arterias. A veces, esos depósitos pueden romperse de repente y formar un coágulo que causa un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Para evitar tener el colesterol alto, es primordial llevar una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad. En caso de ser necesario o si lo recomienda el médico de cabecera, a veces, tomar medicamentos puede ayudar a reducirlo.

El colesterol es uno de los marcadores que se evalúa en los análisis de rutina y en la Argentina, por ejemplo, casi tres de cada 10 adultos tienen colesterol alto, mientras que, a nivel mundial, los índices se replican.

 

Los diez síntomas del colesterol alto

Para evitar males mayores, las personas adultas deben estar atentas a los síntomas que el cuerpo revela cuando los niveles de colesterol empiezan a crecer y los siguientes son los diez más comunes e importantes.

  1. Inflamación y adormecimiento en extremidades. La inflamación y sensación de adormecimiento de las extremidades es uno de los síntomas iniciales del colesterol alto. Esta reacción se produce porque los lípidos acumulados impiden una circulación óptima, por lo que disminuye el paso del oxígeno y los nutrientes hacia los músculos.
  2. Mal aliento. El mal aliento o halitosis es una señal muy común en los pacientes que podrían estar teniendo problemas de colesterol. Dado que esta sustancia es segregada en el hígado, su acumulación excesiva dificulta la digestión, lo cual se manifiesta con sequedad y olores desagradables en la boca.
  3. Pesadez estomacal e indigestión. El exceso de lípidos en la sangre y el hígado afecta el metabolismo e impide el desarrollo del proceso digestivo de forma normal, sobre todo, al ingerir alimentos con altos contenidos de grasa. Por ello, los niveles altos de colesterol malo (LDL) y total suelen conllevar a continuos episodios de indigestión y pesadez.
  4. Mareos y dolores de cabeza. A medida que el colesterol se deposita en las arterias, la circulación se ve cada vez más afectada y, por eso, la oxigenación celular se ve interrumpida. Esto se manifiesta mediante continuos mareos, pérdida del equilibrio y fuertes cefaleas tensionales.
  5. Problemas visuales. Es común que los pacientes con niveles de colesterol alto presenten un abultamiento amarillo en los ojos, irritación y visión borrosa.
  6. Estreñimiento. La acumulación de lípidos en las arterias afecta el proceso digestivo. En otras palabras, dado que la motilidad intestinal disminuye, pueden aparecer episodios de estreñimiento.
  7. Dolor en el pecho. El dolor en el pecho es un síntoma muy fácil de identificar. Casi siempre es un motivo de consulta médica inmediata y, aunque son muchas las enfermedades asociadas a su aparición, la mayoría de los casos tiene que ver con los efectos del colesterol alto.
  8. Disfunción eréctil, debilidad y fatiga. En los hombres, el colesterol alto puede interferir en su función sexual normal. La acumulación de estos lípidos en los vasos sanguíneos empeora el paso de la sangre, también la que se dirige hacia los órganos sexuales y, en consecuencia, se puede ver afectada la función eréctil. La sensación de debilidad, la fatiga y el deseo de dormir, en horas no habituales y de forma continua, suelen derivarse de: deficiencias nutricionales, exceso de actividad física, una enfermedad o bien, niveles de colesterol altos.
  9. Afecciones cutáneas. Dentro de los síntomas de colesterol alto también se pueden incluir las afecciones cutáneas, como la urticaria. A menudo, se manifiestan a través de manchas rojizas, inflamación y una incómoda sensación de picor que suele ser difícil de controlar.
  10. Piedras en la vesícula biliar. El colesterol juega un papel importante en la secreción de bilis, una sustancia que ayuda a digerir las grasas y descomponer los alimentos. Pero cuando este se encuentra demasiado concentrado se puede convertir en cristales y piedras duras que se quedan en la vesícula biliar. Por este motivo -más allá de otros factores- la aparición de cálculos biliares podría ser una señal de colesterol elevado.

 

Factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo del colesterol alto

  • Mala alimentación. Comer demasiada grasa saturada o grasas trans puede dar lugar a niveles de colesterol poco sanos. Las grasas saturadas se encuentran en cortes de carne grasos y productos lácteos no descremados. Las grasas trans por lo general se encuentran en refrigerios empaquetados o postres.
  • Obesidad. Tener un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más aumenta el riesgo de tener colesterol alto.
  • Falta de ejercicio. El ejercicio ayuda a aumentar el HDL del cuerpo, que es el colesterol “bueno”.
  • Tabaquismo. Fumar cigarrillos puede bajar el nivel de HDL o colesterol “bueno”.
  • Alcohol. Beber demasiado alcohol puede aumentar el nivel de colesterol total.
  • Edad. Los niños pequeños pueden tener niveles de colesterol poco sanos, pero es mucho más común en las personas de más de 40 años. A medida que envejecemos, el hígado puede eliminar cada vez menos el colesterol.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES