sábado 24 de septiembre de 2022 - Edición Nº2196
Actualidad Jachallera » Policiales » 29 ago 2022

fuerte castigo

Lo expulsaron de la policía por manejar borracho y matar a un abuelo en Jáchal

Después de más tarde 3 años, echaron de la policía al agente jachallero que manejaba con más de cuatro veces de alcohol en sangre que lo permitido y que mató con su auto a un abuelo en las intersecciones de Avenida 25 de Mayo y General Paz. El efectivo ya había sido condenado por la Justicia a 3 años de prisión en suspenso por esa muerte.


La sanción se hizo pública esta semana a través de un Decreto Provincial que dejó cesante de las filas policiales al agente Alejandro Miguel Saavedra, de 30 años. Este es el policía que trabajaba en la comisaría de Iglesia y que le quitó la vida al anciano Agustín Cruz Luna, de 82 años, en la mañana del 6 de marzo de 2019 en la intersección de Avenida de 25 de Mayo y General Acha, en la Ciudad de Jáchal.

Saavedra conducía un Chevrolet Aveo y lo acompañaban un amigo y su hermano. Fue a las 7 de la mañana, cuando embistió al abuelo que circulaba en bicicleta y se dirigía al hospital San Roque a visitar a su esposa. El choque fue tremendo y el hombre falleció en cuestión de minutos. Para mala suerte de la familia, la esposa de Luna falleció al día siguiente.

El agente de Policía estaba muy ebrio. El dosaje, practicado horas después, arrojó que tenía 1,49 gramos por litro de alcohol en sangre. Sin embargo, haciendo cálculo a partir del tiempo transcurrido desde el siniestro hasta el análisis, los peritos establecieron que al momento del accidente esa graduación era de 2,24. O sea, casi cinco veces más de lo permitido por Ley.

A la par de la causa judicial, se le inició un sumario administrativo y el 2 de septiembre de ese año pasaron a Saavedra a situación de pasiva. Es decir que lo separaron de sus funciones de la fuerza. El 29 de marzo de 2021, el juez subrogante Ricardo Orellano de la Segunda Circunscripción de Jáchal condenó a Alejandro Miguel Saavedra a la pena de 3 años de prisión en suspenso –sin cumplimiento efectivo- y 7 años de inhabilitación por el delito de homicidio culposo, doblemente agravado: por conducir a elevada velocidad y por hacerlo en estado de ebriedad.

Este fallo condenatorio fue determinante en el sumario administrativo contra Saavedra dentro de la Subsecretaría de Control de Gestión. Esa causa ahora tuvo resolución. Entre los considerandos, llegaron a la conclusión de que el agente cometió una falta grave, que desprestigió a la institución policial y que era acreedor de una sanción ejemplificadora. Fue así que la Jefatura de Policía y el Poder Ejecutivo provincial dispusieron su cesantía para Saavedra y con esto fue echado de la fuerza.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES