viernes 07 de agosto de 2020 - Edición Nº1418
Actualidad Jachallera » Locales » 23 jul 2020

homicidio de Rubén Darío Quiroga

Declaró la ex amante del iglesiano brutalmente asesinado y quedó imputada por homicidio agravado

A más de un mes de que se conociera el fatal desenlace de Rubén Quiroga, el hombre que fue brutalmente asesinado en Iglesia y luego sus restos fueron quemados para ocultar los rastros del crimen, la ex amante de la víctima Glenda Nabila Aciar se presentó ayer en la mañana en los Tribunales de Jáchal para la declaración indagatoria.


Lejos de guardar silencio, la mujer que quedó detenida, sospechada por el homicidio del iglesiano que estuvo desaparecido durante dos semanas, realizó una extensa declaración por más de 7 horas frente al titular de la Segunda Circunscripción Judicial de San Juan, Javier Alonso. 

Acompañada por uno de sus abogados defensores, el Dr. Juan Fonzalida, la joven de 23 años ingresó a la sede judicial a las 10.30 de la mañana para ejercer su derecho de defensa en la investigación que la tiene como imputada por homicidio agravado. Finalmente, sobre las 18 horas, su exposición concluyó aunque no se conocieron detalles mayores sobre lo que dijo pues desde la defensa alegaron que es mejor esperar por la declaración de la otra parte acusada, es decir del otro imputado, Luis Alfredo Montaño. "Por estrategia, prefiero no dar especificaciones que puedan perjudicarnos", agregó.  

Fuentes allegadas ya habían adelantado en qué se basaría el discurso de la muchacha que mantuvo una relación afectuosa con la víctima tiempo atrás. En líneas generales, su defensa se dirigió hacia señalar a su pareja -Montaño- como el autor del crimen. Según esa versión, la muchacha sufría violencia de género (física y psicológica) en manos de su pareja -8 años mayor- y por ello fue presionada para que citara a Quiroga a una emboscada que terminó con su vida. 

Acorde a la información policial, el hombre de 54 años acudió al lugar luego del pedido de Aciar y fue allí donde se trenzó en una pelea con Montaño. De esa disputa, quien salió perdiendo fue Quiroga quien murió por causa de los golpes. Una vez desencadenado el asesinato, el cuerpo fue incinerado y sus restos esparcidos para eliminar las huellas del crimen. 

El 26 de mayo Quiroga fue visto por última vez con vida, mientras caminaba junto a su bicicleta por la zona de La Cañada. Tras no dejar una sola huella ni pista sobre su paradero, familiares realizaron la denuncia e inició la búsqueda por cielo y tierra, sin ningún tipo de aciertos a lo largo de los operativos. Hasta que una declaración, una confesión de Aciar (según fuentes policiales) en sede policial condujo directo al lugar donde se hallaron restos humanos calcinados, la letrina de su vivienda, situada en Ruta 150 y calle Tiro Federal, Rodeo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES